Contacto

Contacto: 609 411 929 (Francisco)

jueves, 28 de julio de 2016

Los nervios antes de la mudanza

Las personas somos por lo general de rutinas y costumbres, tener que dejar la rutina para llevar a cabo otras tareas adicionales no sientan bien y si además resulta que tenemos que cambiar de vivienda puede generar mucho estrés. También hay otra implicaciones como el ver todo que viene por delante, tanto de tener que embalar, trasladar, desembalar y habituarnos a la nueva ubicación.

Es común notar inseguridad por dejar atrás un entorno de vida que se conoce bien y aventurarse a tener que encontrarlo de nuevo en el nuevo hogar.


Podemos evitar gran cantidad de estrés si lo tomamos con tiempo, nos mentalizamos positivamente de que vamos a tener una vida y lugar mejor donde vivir, nos organizamos, eliminamos lo que no necesitamos, cuidamos las horas de sueño, nos alimentamos correctamente, nos mentalizamos de que es normal de que surgir imprevistos pero que estamos capacitados de tomar buenas decisiones y que una vez concluida la mudanza, poco a poco todo volverá a la calma cada vez la vida irá a mejor.